De las Terapia Familiar a las Historias: Un Relato de Vida Por Sylvia London

martes, 1 de junio de 2010

| | |


De lo familiar a lo novedoso, Gregory Bateson

El presente relato tiene el objetivo de invitar al lector a un viaje por el mundo de la terapia familiar, tal y como se conceptualizaba y se enseñaba en los años 80’s. La narración se construye desde la mirada de una terapeuta que a lo largo del camino adopta la polifonía y la crítica posmoderna mantiene las ideas que sustentan la teoría de la comunicación humana y la metáfora sistémica.

Un encuentro fortuito

Mi primer contacto con las ideas que ahora sé que son parte de la Terapia Familiar sucedió cuando estudiaba la licenciatura en Psicología Organizacional en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, en la materia de entrevista; nuestro profesor Armando Córdova, nos invitó a leer el libro de Paul Watzlawick, Teoría de la Comunicación Humana, texto que cambiaría mi forma de ver el mundo y las relaciones humanas. Al terminar de leer el libro, le escribí una carta a Paul Watzlawick al MRI, preguntándole: ¿Cómo hago para saber más de esto?; amablemente me contestó diciendo que desgraciadamente en el MRI no se ofrecía más que entrenamiento para personas que ya tenían estudios de maestría, me sugería que hiciera un maestría en Psicoterapia, Counseling o Terapia Familiar y que lo contactara en unos años.

En 1982, inicié una maestría en Counseling en Lesley College, Cambridge Massachusetts, en ese entonces mi interés era entrenarme como terapeuta de grupo. Al escoger mis materias, corría el rumor en el departamento de que el maestro de grupos no era bueno, por lo que decidí estudiar la materia de Terapia Familiar, desde la idea de que la familia es un grupo, lo que me permitiría transpolar los conocimientos para ser terapeuta de grupo. Ese primer semestre fue un descubrimiento importante, leí por primera vez los trabajos de Salvador Minuchin, James Framo, Murray Bowen, Virginia Satir, Von Bertalanfi, Bateson, Haley, etc. Las ideas con las que me encontraba, me parecían superficiales y vagas, un poco mágicas y tramposas, lo que me hacía preguntar: ¿Será posible lograr cambios cambiando el sistema?

¿Será el destino?

Desconócete a ti mismo, Humberto Maturana

Durante el siguiente semestre tomé una materia de psicología del adolescente y dentro del programa había una vez más ideas que se derivaban de la teoría de sistemas y de la terapia familiar. El trabajo final era en equipo y se solicitaba una sesión de familia en “rol play”, poniendo en práctica los principios de la terapia estructural y estratégica. En mi equipo yo fungí como terapeuta y el comentario del maestro al terminar la sesión fue: “Tu comodidad crea incomodidad, parece que naciste para hacer este tipo de terapia”. Como parte de mi maestría se requería un internado clínico de 1000 horas de trabajo a lo largo del año. Afortunadamente, mi asesor me contactó con una clínica en las afueras de Boston, donde estaba, en sus palabras “la mejor supervisora que he tenido en mi vida”, la contacté e inicié mi internado en Community Counseling Center of Blackstone Valley, Inc. (CCC), una clínica que daba servicio a 11 pueblos de la zona Oeste del estado y que me ofreció un laboratorio para poner en práctica mis ideas y conocimientos durante el segundo año de la maestría y los siete años que laboré en esa institución.

El trabajo en CCC en los 80’s era un trabajo terapéutico de acuerdo a los modelos de Child Guidance Clinic (Clínica de Guía para niños) en los que se trabajaba principalmente con los niños en terapia individual y con sus padres, primordialmente la mamá, en consultoría. Con los conocimientos de Terapia Familiar recién adquiridos empecé la tarea de llevarlos a la práctica en este contexto, que afortunadamente me daba la libertad de experimentar con las ideas y con mi desarrollo como profesional.

Seguí el camino…

Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Antonio Machado

Al terminar la Maestría en Counseling Psychology (Consejería) decidí que el camino a seguir era un entrenamiento formal como terapeuta familiar. Asesorada por mi consejero de la maestría llegué al Family institute of Cambridge en 1984. En la entrevista conocí a Sallyann Roth, e inicié el entrenamiento en su grupo teórico. En ese entonces, Sallyann acababa de regresar de un curso de verano en Italia con el Equipo de Milán (Selvini, Prata, Cecchin y Boscolo) y estaba realmente entusiasmada con las ideas y las prácticas que había aprendido y experimentado con ellos. Dejó su programa de lado, y empezamos a trabajar con teoría de sistemas y preguntas circulares como una forma de deshacer la paradoja que informa el doble vínculo que mantiene al síntoma; esto me pareció realmente excitante e interesante. Por otro lado, la supervisión clínica estaba a cargo de Caroline Marvin, quién me dio las herramientas y la disciplina para llevar a cabo un trabajo estructural (Minuchin, ). Desde esta perspectiva, utilizaba genogramas y descripciones precisas de las secuencias conductuales que mantienen al síntoma, así como la descripción de la estructura familiar en términos de poder, alianza, vínculos y coaliciones. La elaboración sistemática de mapas familiares me ayudó a disciplinar mi cerebro y a generar una estructura de trabajo que podía llevar con claridad y confianza a los casos que atendía en la clínica. Presenté muchos casos y escuché muchos otros, el grupo era de 8 personas y cada semana presentábamos dos casos clínicos basándonos en un modelo de presentación ordenado y organizado que nos proveía la supervisora.

Una voz diferente…

La Diferencia que hace la diferencia, Gregory Bateson

El segundo semestre, tuve un cambio de supervisión, ahora me encontraba ante Rick Lee, Rick era conocido en el medio de la Terapia como el terapeuta que establecía los contratos de trabajo más claros y precisos. A diferencia de la supervisión con Caroline que era narrada, en este nuevo espacio de supervisión, el trabajo se realizaba con las familias en vivo. El formato de trabajo, que ahora resulta familiar y común para cualquier terapeuta familiar, ya que estamos 25 años después, era que el supervisor con alguno de los alumnos entrevistaba a la familia, mientras el resto del grupo observaba la entrevista escuchando respetuosa y silenciosamente en una esquina del mismo cuarto. Al finalizar la entrevista, Rick nos pedía que compartiéramos nuestras ideas con la familia, una práctica que ahora encontramos y estructuramos a través del trabajo de los Equipos de Reflexión iniciados por el psiquiatra noruego Tom Andersen, (Andersen, 1987), en 1984; ésta práctica era realmente poco común y se podría calificar de exótica. La manera como Rick Lee manejaba el tiempo, el espacio y el discurso me ayudaron a aprender a escuchar de una forma diferente, además me obligaron a aprender qué hacer con mis ideas y mis inquietudes frente al cliente cuando estoy escuchando pero no participando de una forma activa en la sesión. Otra virtud en el trabajo de Rick Lee, era la presencia de cámaras de video que filmaban tanto el proceso terapéutico como la manera como compartíamos nuestras ideas.

Recuerdo que durante 1984-85 la supervisión de Caroline Marvin desde una postura estructural me pareció mucho más útil y educativa. Ahora 25 años después, y gracias a la oportunidad de llevar a cabo esta reflexión de mi historia como terapeuta y de mi aprendizaje, puedo ver que la supervisión con Rick Lee sentó las bases para el trabajo diverso, plural y de múltiples voces en el que me encuentro ahora.

Y seguimos caminando…

El límite de mi mundo es el límite del lenguaje, Ludwig Wittgenstein

Sigamos con la historia, al terminar ese primer año en el Instituto, Sallyann Roth me invitó a participar en el Primer Entrenamiento en Terapia Sistémica, entrenamiento que era solo por invitación y en el que participé como asistente de investigación. El ser asistente de investigación me dio la oportunidad de trabajar con Sallyann en el diseño del programa, la selección de las lecturas y la edición de los videos de entrenamiento. El programa, único en Boston, reunía a los maestros pioneros en la Terapia Sistémica de Milán, interesados en poner en práctica las ideas de Bateson (1979) y Maturana (1996) y las prácticas clínicas de Milán basadas en el uso de las preguntas circulares, la teoría del doble vínculo y la aplicación de intervenciones basadas en la Paradoja y la Contra-paradoja, (Selvini Palazzoli, et al 1988).

El curso nuevamente contaba con una parte teórica impartida por Sallyann Roth, Kaeta Weingarten, Harlene Anderson y Mary Jane Ferrier y una parte clínica en la que nos dividíamos en sedes clínicas de seis alumnos. Yo me sentía afortunada en mi sede clínica, ya que además de tener de supervisora a Sallyann con la que trabajaba muy a gusto, participaba en nuestra sede como co-supervisora Mary Jane Ferrier, que acababa de llegar de Calgary de entrenarse con Karl Tomm, terapeuta que se conocía como el traductor del trabajo de Milán. Nuestro equipo era extraordinario, trabajábamos con familias siguiendo estrictamente la propuesta de Milán, diseñando intervenciones que contenían descripciones y prescripciones, hacíamos pre-sesiones de análisis, recesos a la mitad de la sesión para el diseño de la intervención y finalmente la entrega teatral de la intervención al estilo de Mara Selvini . La teoría que informaba nuestro trabajo nos ayudaba a analizar los resultados desde una propuesta de cambio de primero y segundo orden, tal como lo describía la teoría de sistemas. En ese entonces, yo tenía dos tareas en mi aprendizaje: Aprender a hacer preguntas circulares de todo tipo en las que se establecieran conexiones y diferencias (Bateson, (1979) que ”relajaran” la secuencia conductual en la que se encontraba insertado el síntoma, y segundo, aprender con maestría y precisión lingüística el diseño de las intervenciones basadas en las contra-paradojas que finalmente resolverían la paradoja. El trabajo era realmente excitante y apasionante, además como asistente de investigación tenía la tarea de editar los videos, buscando la intervención para la enseñanza de la técnica. Selvini Palazzoli, (1980, 1988), Penn, (1982, 1985),

Mientras yo estaba en este grupo, en otra sede clínica del otro lado del hospital, se encontraba el grupo de estudiantes cuya supervisora era Harlene Anderson. La manera como estaba organizado el entrenamiento, nos daba la oportunidad a los alumnos de convivir durante unas horas, que utilizábamos para comer juntos. Durante ese espacio compartíamos nuestras experiencias teóricas y clínicas. Los primeros cuatro meses del entrenamiento, nuestro grupo hablaba de forma muy elocuente acerca de lo que estábamos aprendiendo en cada sesión, los miembros del grupo de Harlene nos escuchaban y compartían muy poco acerca de su experiencia. En Enero, después de cinco meses de entrenamiento los estudiantes del otro grupo, que habían estado callados empezaron a comentar lo siguiente: “No sé que hace esta mujer, pero los pacientes están muy contentos”, “no sé que hace esta mujer, pero los pacientes no faltan y llegan a tiempo” “no sabemos lo que hace, pero parece como que los problemas desaparecen”….por primera vez en los cinco meses el grupo de Harlene hablaba de su experiencia clínica como algo útil y sorprendente, esto produjo una enorme curiosidad de saber lo que pasaba en la otra sede clínica en la que aparentemente no pasaba nada.

Me gustaría enfatizar que esta experiencia sucede en 1985, tres años antes de la publicación de “Los Sistemas Humanos como sistemas lingüísticos” artículo en el que Harlene Anderson y Harold Goolishian (1988) plasman los principios de lo que ahora llamamos Terapias Colaborativas Posmodernas. Los alumnos del grupo de supervisión de Harlene no tenían aún lenguaje, ni un marco conceptual para describir lo que ahora llamamos “la postura de no conocer”, las relaciones colaborativas y las conversaciones dialógicas informadas desde el multi-verso, la curiosidad, la tentativita y la incertidumbre, que ofrecen teorías como la crítica posmoderna y la construcción social. Pasarían doce años antes de que Anderson publicara su libro: Conversación Lenguaje y Posibilidades, Anderson (1997), en el que nos presenta la pregunta que actualmente guía mi trabajo:

¿Cómo crear el tipo de conversaciones y relaciones que invitan a los participantes a acceder a su creatividad para generar en conjunto posibilidades donde parecían no existir?

Regresemos a 1985 y las ideas que informaban la Terapia Familiar en ese entonces. Terminé el Entrenamiento en Terapia Sistémica e ingresé a colaborar con un grupo que se llamaba “ the stuck clinic” (Clínica de casos atascados). Nos reuníamos una vez al mes a dar consultoría a terapeutas que encontraban dificultades en el manejo de sus casos clínicos. Como el nombre lo indica, las metáforas que guiaban nuestro trabajo seguían siendo físicas, los casos los veíamos como “atascados” y el trabajo provenía de la teoría de sistemas. En eso años, empezamos a movernos lentamente de las intervenciones hacia los significados, del trabajo de Mara Selvini y Giulana Prata hacia las ideas de Gianfranco Cecchin (1987) que veía el trabajo centrado en las preguntas y la conversación, en lugar de la intervención. Durante todo este tiempo, yo seguía trabajando como terapeuta en CCC. Mi trabajo obedecía la postura clínica y epistemológica de la Escuela de Milán, veía familias una vez al mes y me concentraba en la construcción de paradojas y contra-paradojas. Dada la estructura organizacional de la Institución y la definición de puesto del terapeuta, para poder cumplir con mi modelo de trabajo de ver a las familias una vez al mes, tenía que llevar cuatro veces más casos que mis colegas que seguían trabajando con un modelo terapéutico tradicional de sesiones de una vez por semana. Además, mi forma de trabajo retaba el sistema de cobro de la Clínica, ya que la computadora estaba programada para dar de baja a los casos que no se habían visto en un mes, para no tener que agobiarme con exceso de papeleo citaba a las familias de manera que el sistema no las diera de baja. Resulta importante para mi comentar este punto, para enfatizar cómo la filosofía informa a la epistemología, la cual forma una teoría, una práctica y una técnica, que retan a los sistemas de trabajo y de cobranza para el manejo de una institución.

La forma de trabajo que yo prefería resultaba extraña para mis colegas, hasta que en 1986 empezaron a haber cortes importantes de presupuesto para prestar servicios de salud mental. El número de sesiones de terapia pagadas por el estado se redujo de forma dramática y las instituciones prestadoras de servicio, así como los terapeutas se vieron obligadas a encontrar forma más breves y eficaces de resolver problemas. Fue a partir de entonces que creció el interés por incluir modalidades como la del MRI, Terapia Breve Centrada en el Problema, Terapia Centrada en Soluciones, o Terapias Sistémica, ese fue el principio de mi carrera como docente, entrenando a mis colegas en formas breves de ofrecer servicios terapéuticos. O´Hanlon (1991), De Shazer, (1985 ), MRI.

Los procesos polifónicos y reflexivos desde la postura de “no conocer”: Una anécdota

No pienses, sino mira. Ludwig Wittgenstein

En 1986, me solicitaron en la clínica facilitar como terapeuta un grupo para padres de adolescentes delincuentes, la participación en el grupo era obligada por el estado. Como terapeuta, no tenía experiencia en trabajo de grupo, ni en trabajo con padres. Pensé qué podría hacer para facilitar el grupo de manera que no se notaran mi nerviosismo y falta de experiencia; lo que se me ocurrió hacer, dadas las circunstancias fue entrevistar cada semana a un padre, madre o pareja en relación a la situación familiar y las dificultades que vivían con su hijo, así como los intentos de solución. Terminada la entrevista, pedía a los padres del grupo que ofrecieran desde su experiencia, ideas que les pudieran ser útiles en la crianza de estos chicos. Para mi sorpresa el proceso conversacional y relacional que se generó a partir de éste formato, permitió a los padres ofrecer ideas que otros encontraron útiles, además de la posibilidad de pensar juntos acerca de las posibles soluciones a los dilemas en cuestión. Transcurrieron las 10 sesiones y los padres encontraron en el grupo un espacio de reflexión y apoyo ante su situación; el grupo obligatorio terminó y los participantes continuaron en un grupo de padres por algún tiempo, siguiendo el mismo formato. Esta experiencia terapéutica no la compartí con mis colegas y supervisores por miedo a ser criticada y reprendida, la narré por primera vez en el articulo El Equipo de Reflexión que escribí con Elena Fernández y Margarita Tarragona para la publicación del libro El Equipo Reflexivo en México de la serie Voces y más voces, Editorial Alinde (2002).

En 1988, un año después tuve la oportunidad de ver trabajar por primera vez a Tom Andersen y ver la operacionalización clínica de los procesos reflexivos, su taller me dio la oportunidad de ponerle nombre y teoría a una práctica que yo había encontrado útil y que había desarrollado desde la necesidad de ofrecer un servicio clínico para el que no sabía qué hacer (no conocer). A partir de su visita, creció en mi el interés por leer e investigar acerca de las ideas que informan su trabajo, me remití nuevamente al trabajo de Anderson y Goolishian (1988, 1997) y finalmente a los escritos de Gergen (1991, 1992, 1999),Shotter (1996,) el trabajo clínico de Michael White y David Epston (1984) y otros autores informados desde la Narrativa y el post-estructuralismo. Pakman (1996)

En 1990 regresé a México en busca de una comunidad profesional y colegas con los cuales pudiera seguir creciendo, así como instituciones educativas y alumnos con los cuales pudiera compartir mis ideas e inquietudes académicas. Empecé trabajando como docente en El Instituto Mexicano de Terapia Breve, luego en la Maestría de Terapia Familiar de la Universidad de las Américas, colaboré unos años en la Universidad Nacional Autónoma de México, en la facultad de Psicología al lado de Gilberto Limón y el proyecto de maestría en Construcción Social. Desde 1993 colaboro como docente de la Maestría en Terapia Familiar de la Universidad del Mayab en Mérida Yucatán y es a partir de los alumnos de ésta Universidad que en 1998 se funda el Instituto Kanankil (“En Conversación”, en Maya) afiliado y apoyado por Grupo Campos Elíseos.

Grupo Campos Elíseos

En 1998, Elena Fernández, Margarita Tarragona y una servidora fundamos Grupo Campos Elíseos, un Instituto privado e independiente, afiliado al Houston Galveston Institute, en Houston Texas. El Instituto se funda con la idea de ofrecer entrenamiento, consultoría y supervisión a un grupo de colegas inquietos, interesados en experimentar con ideas de posmodernidad, narrativa y construcción social. Los colegas interesados eran en su mayoría terapeutas familiares sistémicos que buscaban teorías que a través de los significados y la re-autoría les permitieran enriquecer sus prácticas clínicas. En 2010, doce años después, la mayoría de los programas de Terapia Familiar en México incluyen en sus entrenamientos ideas que provienen de éstas teorías y prácticas clínicas. Nosotros en Grupo Campos Elíseos, seguimos ofreciendo grupos conversacionales basados en “conversaciones y relaciones que generan posibilidades”

A manera de conclusión

Nadie se baña dos veces en el mismo río, pues siempre es otro río y otra persona. Heráclito

Como terapeuta, docente, consultora y coach sigo siendo fiel a mis orígenes de terapeuta familiar. Escogí narrar la historia de mi relación inicial con la Terapia Familiar con el objeto de incluir en éste libro la emoción de haber participado en un proceso de transformación desde sus orígenes y enfatizar la controversia que las ideas han creado a través de los años. Además, es una pregunta que los alumnos me hacen con frecuencia en los diferentes grupos de entrenamiento que visito.

Agradezco la invitación que me han hecho Patricia y Rosario para revisitar las ideas y compartir con los lectores mis experiencias, con el objeto de mantener viva la historia de las ideas, conocer de dónde vienen, cómo se construyen y eventualmente, se deconstruyen .

Referencias

A manera de bibliografía comparto la lista de algunos de los textos que me han acompañado y han sido significativos para mí a lo largo del camino.

Andersen, T. (1987) The reflecting team dialogue and meta-dialogue in clinical work, Family Process, 26: 415-428

Anderson, H. & H. Goolishian (1988) Human Systems as Linguistic Systems: Preliminary and Evolving Ideas about the Implications for Clinical Theory, Family Process 27: 371-393. (Versión en castellano)

Anderson, H. (1997) Conversation, Language and Possibilities, Basic Books. San Francisco.

Bateson, G. (1979) Mind and Nature, Bantam Books, N.Y.

Cecchin, G. (1987). Hypothesizing, circularity and neutrality: An invitation to curiosity. Family Process, 26 (4), 405-413.

Dell, P. (1985) Understanding Bateson and Maturana, JMFT., Vol 11, 1, 1-20

De Shazer (1985) Keys to Solutions in Brief Therapy, Norton.

Gergen, M & McNamme (1999) Relational Responsibility, Sage.

Gergen, K. y S. McNamme (1992) Therapy as Social Construction, Sage, en español Terapia como Construcción social, Paidos.

Gergen, K., (1991) The Saturated Self., Basic Books. U.S.A, (version en espanol: El Yo Saturado, Paidos.)

Haley, J. (1986) Las tácticas de poder de Jesucristo y otros ensayos.Editorial Paidos, Barcelona.

Hoffman, L.,(1981) Fundamentos de la terapia familiar., F.C.E., Mexico.

O’ Hanlon, W & Weiner- Davis (1989) En Busca de Soluciones, Paidos.

Minuchin, S. et al.(1967) Families of the Slums, Basic Books.

Pakman, M. comp.(1996) Construcciones de la experiencia humana, Gedisa, Barcelona

Penn, P. (1982). Circular questioning. Family Process, 21, 267-280.

Penn, P.(1985). Feed forward: Future questions, future maps. Family Process, 24 (3), 299-310.

Selvini Palazzoli, M., Boscolo, L., Cecchin, G. y Prata, G. (1980). Hypothesizing, circularity and neutrality: Three guidelines for the conductor of the session. Family Process, 19 (1), 3-12.

Selvini Palazzoli, M., Boscolo, L., Cecchin, G. y Prata, G. (1988). Paradoja y Contraparadoja. Espana: Paidos.

Watzlawick,P., Beavin J., Jackson, D. (1967) Pragmatics of Human Communication, Norton. ( en español Teoría de la Comunicación Humana)

White, M. & D. Epston ( 1984 ) Medios narrativos para fines terapéuticos, Paidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada